lunes, 29 de diciembre de 2014

Entre lo Bello y lo Horrible

Hace unos días en una red social, y ante la mirada (in) satisfecha de la tan ancha mujer de esta pintura, un ser humano cuyo nombre no voy a dar sin su venia, escribió algo que mueve la pintura que yo perpetro desde hace tiempo, aunque no lo supiera ni pudiera explicarlo con la precisión que lo hace él, en negrita, más abajo:

Tan Ancha

(...) Cuerpos descarnados que muestran anatomías desposeídas del encantamiento de lo imaginario. No son bonitos, pero el objeto del arte es visitar lo bello, que es lo que vela lo horrible y linda con él.

Y precisamente ahí, creo, entre lo bello y lo horrible, pululan mis criaturas en las Tramas del Más AcáPinchar para ver vídeo.

Si les apetece, algo más sobre lo feo y lo bello, en la pintura del paisaje: Pinchar aquí.


Fragmento de Bailarina de Claqué

1 comentario:

  1. Sobre el tema de la belleza clásica y estereotipada y lo bello en sentido plástico, que hablábamos el otro día, hay una respuesta de Matisse que ilustra bastante bien este punto. Matisse, que pintaba digamos mujeres normales y otras no tanto, tenía una respuesta clara a quién le declaraba que no veía a las mujeres como él las pintaba:"Si yo encontrase a tales mujeres por la calle, emprendería la huída horrorizado. Ante todo no he creado una mujer, sino que pinto un cuadro. En resumidas cuentas, yo trabajo sin teoría"

    ResponderEliminar