domingo, 9 de febrero de 2014

Pintura o Diseño para un Torneo de Ajedrez





Entremetiéndome en territorio comanche

El diseñador gráfico trata de comunicar una idea a través de la construcción de imágenes. En el arte no. Ahí eres libre, esclavo de otra manera.

El trabajo que les muestro ahora (jugando a diseñador gráfico, en el fondo todo es lo mismo) representó al 34º torneo de ajedrez de El Corte Inglés, celebrado a finales de 2013.

El tablero que ilustra el diseño que imaginé (*) es un tablero de ajedrez plagado de referencias ajedrecísticas, comerciales y humanas:


El Tablero de Ajedrez como Mapa de Conceptos

Algunas se aprecian enseguida. Para otras hay que jugar con el zoom, y ni siquiera. Es que mucho ha quedado sepultado entre recortes y pintura. 
Si nos fijamos, encontraremos fraccionado el logo de El Corte Inglés, La Caja de Canarias y varias federaciones de ajedrez, pedazos de tablero y diagramas de varias publicaciones, piezas de diferentes orígenes, jugadas transcritas en el sistema algebraico, nombres de jugadores ilustres, fragmentos de textos referentes a la competición, y mucho, mucho más que por suerte ni recuerdo.

Por cierto, también contiene un imperceptible guiño a nuestro añorado Idelfonso Lasso (creador del torneo y amigo) pues sus ropas y su cuerpo (a través de fotografías) me han servido para completar algunas zonas del blanco y negro de los escaques (aunque sólo yo sé por dónde pululan)



Fragmento, cuatro escaques.


La posición que refleja el tablero (ensimismada entre el caos) es una antigua (supongo) y anónima composición ajedrecística, que aunque no exija un alto nivel como jugador, sí pide un poquito de sentido del humor para comprenderla:


Cartel, con su Mate en Media

Pues sí, el Mate es en media jugada, porque para ejecutarlo es suficiente elevar sin trasladar el caballo, lo justo para que se deslice por debajo el jaque del alfil, mientras el caballo, al no haberse alejado de su casilla, sigue controlando la escapada del rey blanco por h2 o g1: no es una jugada, es media.

Seguiremos aprendiendo, qué otra cosa.

                                                                                                (*) Gracias a Ana Lola por sus imprescindibles ayudas informáticas)

                                                      

8 comentarios:

  1. Nos volvemos a encontrar, hiciste un auténtico patchwork, y qué curioso, uno de los fragmentos que muestras es una pulgada, la divina unidad básica de medida del patchwork americano que usamos muchos por sus bondades, dejando atrás el lioso centímetro de base 10. De hecho, hay tipos de quilts que se componen de cuadraditos de tela del tamaño de 1 pulgada, se llaman "inchies"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan observadora, amiga Anapatch. En realidad el patchwork bebe de las mismas fuentes que cualquier otra disciplina (fea palabra) artística, así que no es de extrañar que se acerquen unas a otras. En cuanto a las medidas, básicas o no, te confieso mi ignorancia supina. Hazte un post sobre el tema, a ver si aprendemos.

      Eliminar
    2. Me temo que valgo más por mis comentarios que por mis posts!

      Eliminar
    3. Alargas el comentario y ya casi tienes el artículo, venga!

      Eliminar
  2. Sorprendente. Desde el concepto artístico hasta el ajedrecístico. Un saludo Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, Señor Periodista! Me alegra que te sorprenda, es lo más difícil. Saludos David, y gracias por la visita!

      Eliminar
  3. Buena jugada !!. Un saludo desde Tenerife.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo, tanto tiempo ya! Salud, salud, salud!

      Eliminar