miércoles, 4 de diciembre de 2013

Qué título es ese de Silent-es



Arrugan la nariz y preguntan: ¿qué es eso de Silent-es? ¿Un capricho, una frivolidad, una majadería, una elegante gilipollez?  
Es todo eso. Y un poco más.



Ya he contado que la chispa que ha iniciado esta serie ha sido el cine y sus comienzos: el blanco, el negro, su millón de grises, el tiempo y… ellos, todos ellos. Los silentes, los actores sin voz. 

El cine que nos llega de aquellos años es básicamente anglosajón, así, el llamado silent film o silent movie ha sido el pretexto que me ha movido durante este 2013 a desarrollar todo este submundo que muestro ahora.


¿Y por qué silent seguido de –es, escrito como un 92? 

Para separar silent (film) de silentes (silencioso, en castellano). Además, intenta ser un guiño a la pintura que he ejecutado (perpetrado) durante estos meses, donde abundan los dípticos especulares, similar a Silent, con el –es visto como desde un espejo. 



Creo, además, que los títulos en general son el primer lugar común donde recaen los tópicos más pegajosos, y repensarlos me parece un sano ejercicio para escapar del aburrimiento y dar esperanzas al espectador. 
Es tomarse el título como un buen comienzo, en espera de un mejor final, ¿no les parece? 



                                                                                                                                      LezcanoJaén

2 comentarios:

  1. Un buen título para una obra espléndida, de principio a fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú que me miras con buenos ojos, media prima. No. Sé que eres sincera, gracias!

      Eliminar