jueves, 21 de abril de 2022

Café con Pollo

 El 21 de enero de 2020 publiqué, entusiasmado y sin foto en mi pared de facebook: "No es que haya hecho muchas, pero la que acabo de terminar ahora es la mejor y más convincente cuca humana de mi vida como pintor. Pertenece a un bebé extrañamente crecido que se frota la cara con un cojín florido".

El pequeño molusco al que hacía referencia no me parece tan estupendo ahora, pero el recuerdo de aquella profunda emoción 🙃 permanece intacto hoy, toda una pandemia después.

Esta pintura, "Café con Pollo", y la instalación creada en torno a ella por Manolo Ojeda, con sofá, alfombra y mesitas, seguirá expuesta en su galería en la calle Buenos Aires junto a unas veinte piezas más, hasta este 29 de abril, en horarios de 10 a 13 y 18:30 a 21 horas de lunes a viernes.







viernes, 18 de marzo de 2022

Typical Family, en la Galería Manuel Ojeda.


 La muestra estará compuesta por una selección de Objetos de Tiempo, más alguna pieza nueva de este mismo año 2022 y otras anteriores, pero inéditas. 


Desde el 18 de marzo hasta el 29 de abril de 2022. 

sábado, 20 de noviembre de 2021

Objetos de Tiempo.

El próximo jueves a las 19:00 horas, inauguro Objetos de Tiempo. Se trata del fruto, no del todo podrido, del trabajo obsesivo y guarro, guarro sí, de estos últimos cuatro años.
A la entrada, en el hall de moqueta roja, les recibirá mi nariz sobredimensionada. Si superan el susto, encontrarán el conjunto de casi un centenar de piezas chocante, pero digerible. Ahí está el truco.
La muestra está comisariada por Laura Teresa García Morales, que lleva veinte meses volcando su energía y su talento en ésta y otras dos sorpresas que saldrán a la luz en los días sucesivos.
Nuestro agradecimiento al nuevo equipo del rector Lluis Serra, que ha acogido con generosidad y entusiasmo todo este jaleo de materia despeinada.
Por supuesto, la confianza de Guacimara Medina y Juan Márquez tiene mucho que ver con lo que viene.
Decir debo que habrá en la apertura algunos meneos controlatorios por un virus que al parecer colea aún con correa. Pero la enorme puerta a la calle, el precioso jardín interior y los techos de cinco metros, nos garantizan que la posibilidad de coger una pulmonía superará con mucho la de cualquier tipo de advenimiento vírico.
¡Corra el vino!